Esperemos que este nuevo curso este lleno de nuevos aprendizajes, nuevas metodologías, avances técnicos, etc. y sobre todo de música. Esta música que está siempre presente en nuestras vidas y que tanta falta nos hace a diario. Dice tanto sobre nosotros, que estudios recientes lo han demostrado como los de Peter J. Rentfrow y Samuel D. Gosling, de la Universidad de Texas que han demostrado científicamente que las preferencias musicales de cada individuo definen su personalidad. Hace unos años idearon el “Test Corto de las Preferencias Musicales” (STOMP, por sus siglas inglesas) y sometieron a varios centenares de jóvenes a sus preguntas.

Según se deduce de sus resultados, publicados en la revista Journal of Personality and Social Psychology, si usted es amante del blues o del jazz probablemente será una persona lista, imaginativa, tolerante y liberal, además de abierta a nuevas experiencias. Los consumidores de heavy metal coinciden en su elevada inteligencia, pero son además especialmente curiosos, atléticos y habituales “cabecillas” sociales. Extroversión, locuacidad, energía y una elevada autoestima son los rasgos que predominan entre los fans del hip-hop y el funky. Y quienes escuchan las canciones de la popular Madonna, o la banda sonora de Bailando con Lobos, suelen ser sujetos conservadores, adinerados, felices, agradables y, con frecuencia, emocionalmente inestables.

Anuncios